Balance y perspectivas desde la protesta del 22 de junio

Balance y perspectivas desde el 22 de junio

La pandemia llegó a Paraguay con una dura cuarentena, donde se le ha hecho elegir al pueblo entre el hambre o la enfermedad.
Se llegó con cientos de problemas sin resolver, años de políticas de ajuste, de saqueo, de casos de corrupción que quedaron impunes, de entrega de los recursos naturales y tecnológicos de nuestro país, al mismo tiempo, desde hace casi una década venimos presenciando casi de forma ininterrumpida un ascenso en la polarización en la lucha de clase, teniendo como protagonistas principales a las juventudes y a las mujeres, las diversas luchas estudiantiles que han sido masivas y radicales revitalizaron al movimiento sindical, que si bien continúan con fuertes contradicciones como las enormes divisiones en distintas centrales, y la de estar dirigidas por vendidos y traidores.
La radicalización de las luchas ante el deterioro del sistema capitalista en Paraguay, el aumento del desempleo, las faltas de oportunidades, el autoritarismo institucional pronunciado ante esa realidad, expresada por ejemplo en las autoridades educativas, las faltas de oportunidades reales para poder estudiar y ser “alguien” luego de concluir una carrera, carrera que ni certeza tienen miles de jovenes de sí van a poder concluirla o iniciarla. La radicalización de las luchas en su carácter y contenido expresado en el descontento generalizado de las masas en diversas ocaciones ante las sistemáticas políticas antipopulares que todos los partidos del régimen han empujado, ha forzado a que las dirigencias sindicales salgan a las calles antes de ser sobrepasados por las circunstancias. La lucha que las juventudes y las mujeres han revitalizado al movimiento obrero y de trabajadores, han oxigenado desde las bases y han transmitido en la última década nuevas figuras que van surgiendo desde las bases, aunque aún con muchísimas dificultades.
El sindicalismo Paraguayo aun on muchas contradicciones viene pegando saltos progresivos a la hora de salir a las calles a plantearse contra las políticas antipopulares, y está llegando a niveles elevados, ¿Estaremos cerca de que la conciencia orgánica de la clase obrera pegue un nuevo salto cualitativo? ¿Estamos ante un nuevo período, de fuerte avance del movimiento obrero de las juventudes y de las mujeres?
Como sostuvimos en nuestra intervención internacional de jóvenes de la Liga Internacional Socialista del día sábado 19 de junio: “A finales del 2019 y principios del 2020 el rechazo de la población hacia Mario Abdo era del 70% al empezar el año, aún no se veían grandes movilizaciones pero se venía calentando el ambiente.
La pandemia fue utilizada por el gobierno para lanzar una campaña nacionalista que mejore su imagen, a la par que con la cuarentena, pero no sin antes sacar al ejército a las calles y la brutalidad policial salió a fondo, contradictoriamente el apoyo popular hacia el gobierno aumentó enormemente y la propaganda nacionalista del principio de la cuarentena logró colocar tras las filas de la burguesía a enromes sectores de la población.
Esa relación cambió progresivamente al segundo mes de cuarentena donde alrededor de 1 millón 500 mil trabajadores en su mayoría informales y el aumento gigantesco de despidos alcanzando casi a 300 mil personas, congelándose así la economía, ésta situación y ante el enorme descontento de la población obligó al gobierno a dar subsidios que fueron ineficaces e insuficientes desde donde se lo mire, mientras tanto se dedicó a salvar a las grandes empresas y bancos y contraer deudas cercanos a los 2500 millones de dólares, deuda que hasta hoy en día no se ha ejecutado al 100% y existe el peligro de que junto con los hechos de corrupción por la compra de insumos sobrefacturados, también se hayan robado el dinero que se tenía que ejecutar para la emergencia sanitaria.
Diversas luchas comienzan a salir desde el segundo mes y ya para el tercer mes el rechazo a Mario vuelve a números rojos, pues hay que sumar una serie de problemas que han quedado al descubierto y las luchas que existen. Actualmente la burguesía viene avanzando con todo en aplicar medidas de saqueo lo mas rápido que se pueda para garantizar un mayor endeudamiento para salvarse ellos y garantizar el pago de dicho millonario préstamo, el proyecto de reforma estatal, el intento truncado por movilización de tocar la plata de los jubilados, y el peor de todos la intención de poner como garantía Itaipú para contraer un préstamos de 20.000 millones de dólares, cierran en concreto la situación actual enumerando las Luchas que actualmente están teniendo adhesión popular serian las siguientes, por el arancel cero y la gratuidad en la educación, luchas contra el hambre, luchas contra la corrupción, luchas contra el proyecto de reforma del Estado, que pretende despedir funcionarios, perseguir sindicatos públicos y recortar presupuesto estatal, luchas contra la precarización y privatización de la Ande, luchas contra la deuda multimillonaria vía Itaipú, luchas contra los despidos masivos”.
Es necesario detenernos a valorar correctamente como hemos llegado a la movilización nacional del 22 de junio, en plena pandemia, con la prensa en completo silencio hasta casi una hora antes de empezar la convocatoria, el 22 de junio fue una de las jornadas históricas de la lucha del pueblo trabajador autoorganizada con éxito, fue masivo y fue nacional, estamos ante un fuerte cambio en la situaion estamos entrando en una nueva etapa en la lucha de clases a nivel nacional mas favorable para los revolucionarios.
Las caravanas se dieron en los lugares más lejanos, las consignas arremetieron con todo contra el gobierno, contra las deudas, contra la corrupción, contra las políticas económicas de entrega, cientos de banderas de sindicatos, de organizaciones sociales, de partidos de izquierdas y progresistas llenaron las calles en las diversas caravanas, la derecha no tuvo cabida en ningún lugar, se dio en un contexto de triple crisis, y de muchas prohibiciones, crisis sanitarias, crisis económica y crisis del régimen, los militares intentaron intimidar en la capital en el momento de la marcha, aunque fue sobre pasada por la magnitud de la convocatoria, esto deja en claro por sobre todo un par de muestras, “fue una muestra clara de la fuerza con la que actualmente se encuentra la clase trabajadora, cuando este gobierno y los partidos del régimen alineados a este, intenten aplicar cualquier ajuste, cualquier plan que atente contra nuestras condiciones de vida seremos cientos de miles y miles los que dejaremos quietas las herramientas, dejaremos de producir, y saldremos a las calles a luchar por el futuro cansados de este viejo mundo asi como bien lo expresa la principal consigna que llenó las calles “Che Kuerai”, es una muestra clara de que la clase trabajadora en Paraguay se está oxigenando y la tarea de los Socialistas Revolucionarios es construirle una fuerte dirección a ese movimiento para que continue fortaleciéndose y ganando en las calles la independencia de clase que tanto nos hace falta a los trabajadores.
La unidad sindical pese a las contradicciones que se presentan, son un avance progresivo que hay que fortalecer y luchar para que desde las bases surja una nueva dirección que le plante cara a las patronales, hay que emprender una lucha sin tregua contra las burocracias sindicales delimitándose desde adentro y desde afuera si es necesario “de los que pactan sin vergüenza con quienes nos quitan la vida” hay que continuar oxigenando al movimiento obrero y de trabajadores y lograr que cada vez sean más y más los que saquen la conclusión más importante de todas las conclusiones el cual es la necesidad de que se construya una herramienta política de combate de alcance nacional, democrático, anticapitalista e internacionalista que se proponga como estrategia la lucha resulta por el socialismo como único medio de concluir con la barbarie capitalista, estamos inmersos en una de las crisis capitalistas más grandes de la historia y existe energía de sobra para transformar la realidad, para garantizar un futuro digno a los jóvenes, a los trabajadores, a las mujeres, a los millones de campesinos, a las disidencias y a todos los explotados en general.
Por eso llamamos a la unidad de acción de la izquierda revolucionaria, para dialogar, discutir, y construir de manera democrática un plan coherente de lucha, para continuar articulando, contribuyendo en la sindicalización cada vez mayor de miles de jóvenes que son explotados, para contribuir en la organización cada vez mayor de todos los sectores populares, para contribuir a construir una verdadera alternativa Anticapitalista y Socialista. Desde Alternativa Socialista seguiremos en ese camino, para aportar y prepararnos para los momentos de choque de clase contra clase que estamos seguros se van a desatar en todo el territorio nacional en la próxima etapa que se viene, y como fuerza independiente y revolucionaria contribuiremos a mantener vivo el único grito de lucha auténtica obrera, estudiantil y campesina el cual es “Hasta el socialismo siempre”.

   

Declaración de la LIS: el Estado sionista será destruido y un Medio Oriente socialista se levantará de sus cenizas

Detrás de la ofensiva está el intento sionista de desalojar a las familias palestinas de sus casas en el barrio Sheik Jarrah de Jerusalén del Este.  Israel acelera sus pasos en línea con sus planes de no dejar ni el más mínimo espacio vital a los palestinos. Ahora avanza intentando trastocar la estructura poblacional de la ciudad de Jerusalén.

El pueblo palestino resiste una nueva ofensiva del Estado genocida de Israel desde el inicio del Ramadán en el mes de abril. La avanzada sionista se intensificó con represiones policiales desde este 7 de mayo, un brutal ataque a la mezquita de Al Aqsa el lunes 10 y el inicio de bombardeos a la Franja de Gaza en la madrugada del 11, que ha provocado hasta ahora la muerte de decenas de palestinos, 9 de ellos niños y niñas.

Sin embargo, sus esfuerzos para expulsar a los palestinos de Sheik Jarrah y reemplazarlos por colonos sionistas se encontraron con una feroz resistencia de decenas de miles de palestinos. La lucha contra la expulsión de las familias palestinas de sus hogares continúa desde hace semanas a pesar de los ataques de la policía israelí y los colonos de extrema derecha.

Desde el inicio del mes sagrado de Ramadán, Israel bloqueó el acceso a la plaza central de Jerusalén donde los palestinos se congregan al finalizar los ayunos diarios, iniciando dos semanas de choques que duraron hasta que la policía sionista tuvo que retroceder con la medida.

El 7 de mayo, las fuerzas israelíes volvieron a la carga, reprimiendo a miles de familias palestinas que rezaban en las inmediaciones de la Explanada de las Mezquitas; ataque que repitieron los siguientes dos días, hiriendo a cientos de palestinos que resistieron como pudieron.

La represión pretendía despejar la zona para que pasara la marcha del “Día de Jerusalén”, en la que los sionistas festejan su invasión de Jerusalén del Este de 1967. Pero los palestinos resistieron la embestida y a pesar de la represión impidieron el desalojo de la explanada, obligando al gobierno de Netanyahu a desviar la marcha sionista.

En la mañana del lunes 10, la violencia perpetrada por la policía israelí continuó brutalmente en la mezquita de Al Aqsa, el centro espiritual de la comunidad musulmana en Palestina. Dispararon indiscriminadamente, incluso adentro de la mezquita con balas de goma, gases lacrimógenos y bombas de estruendo.

Y este martes 11, la acción criminal continuo con un intenso bombardeo en la Franja de Gaza que ha dejado decenas de muertos y que el racista y asesino Netanyahu amenaza con intensificar.

Muchos estados musulmanes condenaron simbólicamente los ataques de Israel. Entre ellos se encuentran los estados árabes títeres que han hecho acuerdos de amistad con Israel, y Turquía bajo Erdogan, que está trabajando duro para establecer relaciones con Israel.

Desde la Liga Internacional Socialista repudiamos esta nueva agresión criminal de Israel y llamamos a la más amplia movilización y solidaridad internacional en apoyo al pueblo palestino.

Otra vez queda demostrado que ninguna solución es posible sin la destrucción del Estado genocida de Israel. Hasta que Israel se derrumbe y el imperialismo y sus colaboradores, los déspotas locales, sean derrotados, ni los trabajadores ni las naciones oprimidas como los palestinos podrán ser liberadas.

La liga internacional socialista defiende el derecho a una palestina única, democrática, laica y no racista, con su capital en Jerusalén. El único reaseguro para los pueblos oprimidos es el socialismo.

Por eso tenemos que encender el fuego de la revolución en Oriente Medio y en todo el mundo. Si trabajadores, jóvenes, mujeres y pueblos oprimidos se unen y luchan contra el capitalismo imperialista, entonces podremos disfrutar de una vida libre, feliz y con igualdad.

¡Viva la heroica resistencia del pueblo palestino!

11.05.2021

Declaración de la LIS: solidaridad con la rebelión colombiana

  1. El paro nacional del 28 de abril en Colombia se transformó en una rebelión generalizada. El pueblo trabajador, con los jóvenes a la cabeza, se levantó contra la Reforma Tributaria del gobierno de Iván Duque y le asestó una primera e importante derrota. Tras cinco días de movilizaciones masivas y enfrentamientos, Duque se vio obligado a retirar la Reforma Tributaria y renunciar a su ministro de Hacienda, pero el pueblo sigue en las calles exigiendo cambios de fondo, la caída de todo el plan del gobierno y la renuncia del propio Duque.
  2. El paro nacional de noviembre de 2019 puso a Colombia a tono con el ascenso de rebeliones y revoluciones que sacudió a Latinoamérica ese año. Aunque la pandemia de Covid19 impuso una pausa en el proceso, de ninguna manera acabó con él. Hoy la movilización se retoma y Colombia se ubica a la vanguardia del continente junto con Chile y como en su momento lo estuvieron Ecuador, Bolivia o Perú y Paraguay recientemente.
  3. Duque respondió a la pueblada del 28A con una brutal represión. El Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) y las fuerzas parapoliciales al servicio del gobierno no han dudado en disparar con armas de fuego contra las manifestaciones. Al día de hoy se cuentan 27 manifestantes asesinados y pueden ser muchos más. Hay al menos 124 heridos y cientos de detenidos. Pero la represión no ha logrado derrotar al pueblo movilizado, que ha levantado cortes y barricadas día tras día, superando la brutal represión.
  4. El anuncio del retiro de la Reforma Tributaria y de la renuncia del ministro de Hacienda tampoco lograron conformar al pueblo en rebelión. Exigen la caída de todo el paquete de medidas que el gobierno de Duque acordó con el FMI, la OCDE y el Banco Mundial; y la renuncia de Iván Duque.
  5. Los cortes y barricadas en Cali, el epicentro de la pueblada, han impuesto una parálisis de hecho del transporte y la actividad económica de la ciudad. Masivas movilizaciones se suceden en Bogotá, Medellín y en toda la geografía colombiana. La presión ha obligado a las centrales sindicales nucleadas en el Comité Nacional de Paro a convocar nuevas movilizaciones.
  6. La oposición burguesa de derecha -cambio radical- y las fuerzas de centroizquierda -Pacto Histórico de Gustavo Petros y la coalición de la Esperanza de Sergio Fajardo- apuestan al diálogo con Duque y a canalizar el proceso hacia las elecciones presidenciales de 2022. La burocracia sindical que comanda el Comité Nacional de Paro mantiene la movilización por la presión por abajo, pero también apuesta a la negociación con el gobierno, no a la caída del mismo que el pueblo demanda.
  7. Impulso Socialista, sección colombiana de la LIS, sostiene la profundización de la movilización hasta que caiga Duque y la convocatoria a un Encuentro Nacional de Paro donde se nucleen los trabajadores en lucha y las Asambleas populares que se están desarrollando en las distintas regiones del país para coordinar e impulsar la continuidad de la movilización, discutir un programa para resolver la crisis económica y sanitaria y erigirse como alternativa de poder y de gobierno.
  8. Desde la Liga Internacional Socialista nos solidarizamos con el pueblo colombiano movilizado; repudiamos la brutal represión del gobierno de Duque, exigimos una investigación independiente y juicio y castigo a los responsables de la misma; nos sumamos al reclamo por la caída del paquetazo de Duque y la renuncia de su gobierno; y apoyamos las propuestas de Impulso Socialista por el no pago de la deuda externa, la nacionalización de la banca y el comercio exterior, la implementación de impuestos progresivos a las grandes fortunas, la eliminación del IVA de la canasta básica, un aumento general de salarios y una renta básica a la desocupación y la necesidad de la autoorganización democrática del pueblo trabajador y sectores en lucha, en la perspectiva de un gobierno de trabajadores.
  9. Se impone organizar la solidaridad internacional y llevarla a la acción. Desde la LIS nos comprometemos a lanzar de inmediato una campaña de pronunciamientos, difusión en redes sociales y acciones en las embajadas y consulados de Colombia de cada país, en repudio a la represión de Duque y en apoyo al pueblo colombiano y sus demandas.